5 etapas que marcan la diferencia entre un proyecto de vivienda sostenible y uno tradicional

CONALTURA_imagen-post-diferencias.jpg

La sostenibilidad hace presencia en los proyectos de vivienda, más que por innovación, por una necesidad de ser más tolerantes con el planeta y empezar a funcionar en conjunto, en lugar de usarlo indiscriminadamente para nuestro beneficio.

El concepto de construcción sostenible abarca distintos aspectos relacionados con las mejores prácticas durante las etapas por las que atraviesa una edificación para promover alteraciones conscientes en el entorno, preservando el medio ambiente y garantizando una calidad de vida óptima.

¿No tienes muy claro el concepto de vivienda sostenible? Lee aquí el abecé

 

Ahora sí, entremos en detalle:

Etapas de un proyecto de vivienda sostenible

Toda construcción sostenible pasa por un proceso pensado para el uso óptimo de los recursos, partiendo de la planeación, el diseño, la implementación de estrategias activas y su construcción, para finalizar con la operación.

1. Planeación
Es indispensable considerar aspectos como la ubicación y la movilidad. Vivir en un lugar aislado en medio de la naturaleza no es muy sostenible si representa un aumento en las distancias de desplazamiento y la emisión de gases nocivos. Procura elegir un lugar altamente desarrollado, próximo a tus sitios de interés, con facilidades de acceso, movilidad y asistencia de servicios básicos.

2. Diseño
Esta etapa define un diseño de la construcción que permita reducir el consumo de los recursos e implementar estrategias bioclimáticas. ¿De qué manera?

  • Aprovechar la luz solar por medio amplias ventanas o claraboyas, para mantener una suficiente iluminación interior sin necesidad de recurrir a la luz artificial.
  • Implementar un sistema de recolección y tratamiento de aguas es importante para la reutilización del recurso hídrico en tareas que no necesitan agua potable como el sistema de riego o el agua de los baños.
  • La posición de la edificación respecto al recorrido del sol debe pensarse de acuerdo a las necesidades climáticas: recibir el poniente, aumenta la concentración de calor al interior por la noche, ideal para climas fríos, pero contraproducente para los lugares cálidos, donde es mejor recibir el sol matutino.

3. Estrategias activas
Estas estrategias se enfocan en el uso de tecnologías que permitan recolectar energía limpia como la instalación de paneles solares (recolectan energía solar), colectores solares (especiales para calentar el agua), e incluso un sistema eólico para aprovechar las corrientes de aire.

4. Construcción
Al momento de ejecutar una construcción sostenible, el primer aspecto a contemplar es la tolerancia con la fauna y la flora del lugar, para modificar el ecosistema de tal forma que el impacto sea neutral. El segundo es el óptimo uso y manejo de los materiales. En algunos casos se compran materiales en exceso y se desechan sin separarse correctamente, lo que genera un malgasto del recurso y la imposibilidad de su reutilización.

5. Operación
Esta etapa se ejecuta con el apoyo de la ciudadanía, pues de nada sirve realizar las 4 etapas previas a cabalidad, si los futuros usuarios no tendrán consciencia alguna ni respetarán al medio ambiente. Es importante llevar un control de las estrategias medioambientales que aplican al proyecto, además de educar y culturizar la población residente para que se acoja a un estilo de vida sostenible.

Estas 5 etapas pueden ser compartidas con una construcción tradicional, sin embargo, los enfoques distan mucho uno del otro, pues la prioridad de la sostenibilidad siempre será ser funcional con el medio ambiente, mientras la tradicional busca hacer el entorno funcional para las personas.

¿Te ha quedado claro? Si te interesa profundizar en el tema, te invitamos a que veas nuestro webinar sobre proyectos de vivienda sostenible y te animes a ser parte del cambio.
Quiero ver el webinar gratuito