Por qué tener un jardín vertical en casa: beneficios y recomendaciones

jardines-verticales.png

Con esta entrada iniciamos nuestras recomendaciones para vivir mejor: por qué deberías tener un jardín vertical y qué tener en cuenta para hacer el tuyo. 

Ante los nuevos retos que supone el cambio climático, el calentamiento global y los objetivos de desarrollo sostenible, la generación de ecosistemas urbanos, más allá de una tendencia, es una necesidad.

Urbanistas y arquitectos atienden a los nuevos desafíos de una construcción sostenible y tienen presente el desarrollo de ciudades más verdes. Así mismo, las personas están empezando a generar una conciencia de la manera en que consumen y cómo transformar su estilo de vida. Por eso, ahora más que nunca, tener una huerta o un jardín vertical en casa es una gran solución para vivir mejor e impulsar entornos alternativos.  

Si en estos últimos años has considerado tener tu propio jardín en casa, pero no sabes cómo hacerlo ¡llegó el momento! Te contamos qué es un jardín vertical, por qué tener un jardín vertical en casa, cuáles son sus beneficios y qué debes tener en cuenta si quieres construir uno.

 

¿Qué es un jardín vertical?

Los jardines verticales surgieron con la idea de optimizar lo que ahora más necesitan las ciudades del siglo XXI: espacio. Una nueva manera de concebir el espacio, ligado al desarrollo sostenible.

Aunque los jardines verticales existen por sí solos en la naturaleza, el concepto de jardín vertical o muro vegetal que se conoce ahora se le adjudica al botánico francés Patrick Blanc. Su existencia se remonta a 1968, cuando se reconoció que las plantas en efecto necesitan agua, pero pueden sobrevivir sin suelo.

De acuerdo con el portal sempergreen.com: 

“Un jardín vertical es una pared que incorpora un jardín con las plantas en vertical, que se puede instalar tanto en interiores como en exteriores al aire libre. Al igual que las cubiertas vegetales, los jardines verticales son una manera perfecta de utilizar más espacios para el verde en las zonas urbanas. Solamente son una pequeña huella, necesaria de todos modos, para la 'ecologización' de muchos metros cuadrados”.

 

Beneficios de los jardines verticales

Existen diferentes tipos de jardines verticales de acuerdo al diseño, los materiales de la estructura (plástico, fieltro, madera), las especies de plantas que se integran y el sustrato que se use (tierra, musgo, mixto, hidropónico), los cuales a su vez son factores que influyen en su crecimiento óptimo.

Ahora que tienes todas las posibilidades de tener una pared natural en casa. ¿Qué quisieras sembrar? ¿Plantas decorativas, tener una huerta con hortalizas o hierbas aromáticas y medicinales?

Cualquiera que sea el que elijas, de acuerdo a las condiciones de tu propiedad, tener un jardín vertical en casa te traerá muchos beneficios:

Vive en un ambiente más saludable 

1m2 de cobertura vegetal genera el oxígeno requerido por una persona en todo el año y atrapa 130 gramos de polvo en ese mismo periodo de tiempo.

Respira un mejor aire

Las plantas mejoran la calidad del aire al absorber los gases que son perjudiciales para la salud y los convierten en oxígeno. Además de un aire más puro, disfrutarás un aroma naturalmente mejor.

Reduce la contaminación auditiva

Un jardín vertical puede ayudarte a reducir el ruido que llega desde la calle al interior de tu propiedad.

Tener poco espacio no es un problema: ¡Dedica una pared, un ventanal o un área de tu balcón a tener una barrera verde! Además como no se requiere el suelo, te queda espacio para ubicar muebles.

Mayor privacidad

Si quieres mayor privacidad, bloquea la vista de tus vecinos con un jardín increíble. 

Ahorra energía y contribuye al medio ambiente

Los jardines verticales pueden reducir hasta 5 grados la temperatura interior de una casa. Si hace calor te permite tener un aire fresco y evitar el uso de ventiladores y aire acondicionado. Lo cual también se verá reflejado en tu factura de servicios públicos.

Conoce por qué una vivienda sostenible es ahorro de energía

Muy importante: aporta a mejorar la calidad del aire de tu ciudad. Una fachada vegetal también tiene una influencia positiva sobre el efecto de isla de calor en la ciudad, reduciendo hasta en 3 grados la temperatura. 

Crea un diseño verde y sostenible en casa

Te puede ser útil para dividir áreas en casa, por ejemplo entre la cocina y el comedor. ¡Embellece y decora el espacio al mejor estilo de las últimas tendencias verdes!  

Valoriza tu propiedad

Si construyes una pared natural permanente, incluso con ayuda de expertos en este tipo de jardines que tienen conocimiento en biología y permacultura, este puede generar valor a tu vivienda en caso de venderla debido a su aspecto natural, características sostenibles y a la reducción en los costos de energía. 

Alarga la vida de tus paredes

Teniendo en cuenta que una pared vegetal te ofrece protección contra influencias externas, el sol, lluvia, viento y temperatura. 

Vuelve a tus orígenes y elije lo natural

Vuelve a la tierra y aprende, como los abuelos, a cultivar algunos plantas comestibles. Ten al alcance de tu mano tu propia huerta con frutos y vegetales frescos.

Genera un entorno de bienestar

El verde genera un efecto positivo en las personas. Además de que tendrás una mejor vibra en tu propio apartamento, las áreas con más zonas verdes sufren menos agresiones, violencia y vandalismo.

¿Te interesa vivir en una casa sostenible? Conoce cuáles son sus características y por qué VerdeVivo es un proyecto de vivienda sostenible. 

por qué tener un jardín vertical en casa

 

Recomendaciones para tener un jardín vertical en casa

Según Diana Rúa, cocreadora  y fundadora de Herbiota, un proyecto en Medellín que tiene como objetivo la creación de jardines verticales para reverdecer las ciudades, estas son algunas consideraciones que debes tener en cuenta para tener este tipo de jardín en casa:

1. Elige un espacio apropiado

Lo más importante es elegir un espacio que donde llegue luz y aire y en el que se pueda adaptar el sistema de riego. “Es muy importante entender que entre más luz y aire, mejor será el desarrollo de tu jardín y mayor variedad de plantas puedes tener”. Por eso es ideal que estén cerca a una ventana, un balcón o en un espacio donde tenga ventilación e iluminación.

En los espacios internos en donde no llega la luz se pueden adaptar bombillas especiales; sin embargo, siempre será mejor la luz del sol.   

Ten presente que si deseas un jardín vertical con hortalizas y frutos comestibles, requieres mayor luz solar, hidratación y espacio.

2. ¿Qué tan dispuesto estás a cuidar el jardín?

Piensa en la complejidad de jardín que quieras tener y el sistema de riego que quieras implementar. El método de riego es el que implica mayor costo en un sistema de jardín vertical. Existen diferentes métodos de riego: puede estar conectado directamente al grifo o contar con un sistema de bombeo (riego por goteo). El sistema de bombeo es para jardines más grandes y complejos que requieren mayor mantenimiento.

En los jardines pequeños, que pueden incluir entre seis y treinta plantas (de acuerdo al gusto y compromiso de las personas por estos ecosistemas), se puede implementar un sistema de riego autónomo, es decir: en el que tú mismo riegas.

3. ¿Qué sustrato deberías usar?

Es decir: en qué base sembrarlo. La tierra y los abonos orgánicos son una mejor opción teniendo en cuenta son métodos naturales.

Por su parte, los sustratos hidropónicos son más costosos, puesto que consumen mayor cantidad de agua y requieren un sistema de riego más avanzado.

4. Sobre los materiales a elegir

Los jardines son elaborados con diferentes materiales como fieltro, plástico, palet, materiales reciclados y demás. Su elección depende del tipo de vegetación que vas a sembrar. Se recomienda optar por materiales duraderos como es el caso del fieltro y las macetas.

 

¿Por qué tener una jardín vertical en casa?

Diana Rúa, diseñadora industrial, comenzó su proyecto cuando conoció la permacultura, un movimiento que nació en Australia con los hermanos Bill Mollison y David Holmgren en 1978 y que creó un sistema de principios alrededor de una agricultura social teniendo en cuenta que los aspectos sociales influyen para que un sistema sea de verdad sostenible.

Como seguidora y promotora de los principios de la permacultura (1. Cuidar de la tierra; 2. Cuidar a las personas; 3. Poner límites a la población y el consumo), Rúa considera que hay dos motivos:  

“Uno, los servicios ecosistémicos que un jardín le brinda a la ciudad y dos, los beneficios físicos y mentales. Tener plantas te ofrece una mayor sensación de confort  en el espacio, mejora tu salud, te da tranquilidad, te enseña a ser paciente, te permite estar en sintonía con el entorno y contigo mismo”.  

Te compartimos este video de cómo hacer un jardín vertical en casa, creado por el portal Personal Garden Shopper

 

 

Nuevo llamado a la acción