¿Qué es una vivienda sostenible? Conoce sus características

vivienda-sostenible4.jpg

¿Sabes qué es una vivienda sostenible? Te contamos de qué se trata y sus características. Quizá te animes a vivir en un lugar como este. 

“La sostenibilidad o sustentabilidad en la ecología se refiere a la capacidad de un sistema biológico de mantenerse productivo con en el transcurso del tiempo”. Pretende el equilibrio de una especie con los recursos de su entorno, de manera que la explotación de los recursos esté por debajo de su límite de renovación.

Por lo tanto cuando se dice que algo es sostenible (un diseño, arquitectura, una vivienda) quiere decir que busca asegurar las necesidades esenciales del presente: protección medioambiental, desarrollo social y el crecimiento económico, sin comprometer las necesidades de generaciones futuras.

¿Qué es una vivienda sostenible?

Una vivienda sostenible es aquella que aprovecha todos los recursos disponibles en el entorno: clima, zonas verdes, recursos renovables, terreno... para reducir, principalmente, el consumo energético de manera que se conserve el medio ambiente.

Por lo tanto la arquitectura sostenible es aquella que desde la planeación de las obras constructivas piensa en la eficiencia de los materiales, la estructura de la construcción, los procesos de la edificación, el urbanismo y el impacto de los edificios en la naturaleza y la sociedad.

 

Características de una vivienda sostenible o de una construcción sostenible

Estas son las características que tiene una vivienda sostenible para lograr la eficiencia energética y aprovechar los recursos del entorno:

Características de una vivienda sostenible

Ubicación: la orientación de la edificación busca aprovechar al máximo la luz del sol en verano y en invierno. Según hacia donde se oriente la vivienda se obtendrá más luz y calor, y permitirá ahorrar en calefacción, o hará más frío.

 

 Zonas verdes: está ubicada en medio de zonas verdes y árboles, donde la vegetación se pueda integrar al diseño y se pueda aprovechar para dar sombra, crear jardínes y huertas ecológicas.

 

Materiales de construcción: la elección de los materiales de una vivienda sostenible es fundamental para mantener el aislamiento térmico y la iluminación. Los más indicados son aquellos que para que no demanden un gran consumo de energía para su producción o que tengan un origen renovable, como la madera. También se encuentran: hormigón, piedra, cemento, ladrillos comunes. 

 

 Aislamiento: una vivienda bien aislada es una vivienda más sostenible, teniendo en cuenta que la mayor parte de la energía  se gasta en los lugares que tienen aire acondicionado o calefacción.

De ahí el uso de paredes gruesas, ventanas de doble vidrio, aislamientos naturales o de plásticos reciclados y otros elementos para facilitar la conservación de la temperatura.

Energías renovables: utiliza fuentes de energías limpias como la producción de calor ambiental con calderas de alto rendimiento y bombas de calor para la calefacción o la producción de agua caliente. Generación de energía eléctrica con sistemas de cogeneración, paneles fotovoltaicos o generadores eólicos. Además de aprovechar la luz natural, usa iluminación de bajo consumo.

Es bioclimática: el diseño arquitectónico integra las condiciones climáticas del lugar. Se estudian las necesidades energéticas de la casa y se aprovechan los recursos naturales disponibles del entorno: radiación solar, viento, vegetación, cercanía al mar, entre otros.

 

Aprovechamiento de aguas residuales o pluviales: crea sistemas de recolección de agua lluvia o de lavado para utilizarla en otras actividades como el riego de jardines.

Espacios abiertos: construcciones con espacios abiertos que permiten la fluidez de la luz del sol y del aire para lograr una ventilación natural. Además reducen el material usado en la construcción del edificio. Esto incluye la construcción de grandes ventanales.

Reduce impacto ambiental en el entorno: busca minimizar los cambios que el proyecto pueda originar en la naturaleza. En cuanto menor intervención, menor es el desequilibrio en el ecosistema.

Además de estos aspectos, los hábitos de consumo que adoptes, serán fundamentales para lograr una transformación que ayude al medio ambiente, a partir de acciones para: reducir el consumo de energía, reducir el consumo de agua y reducir los residuos sólidos.

También te puede interesar:

¿Quieres saberlo todo sobre los beneficios a los que tienes derecho y cómo ahorras si compras casa en un proyecto sostenible? Descarga ya este ebook.

 Nuevo llamado a la acción